sábado

EN UN BARRIO COMO HAY MIL



En un barrio
como hay mil
a lo lejos
de Madrid,
un domingo
estuve allí,
y hoy te cuento
lo que vi.

Las mujeres con sus batas
y sus medias de algodón,
sacudiéndose la alfombra
en el balcón,
entre la ropa tendida,
entre calles sin hacer,
entre basura extendida
por doquier.

Pero a mí
aquel lugar me pareció el cielo,
cuando te vi,
entre los niños, viniendo hacia mí,
brillando al Sol el oro de tu pelo.


Y los hombres discutiendo
en un pobre y sucio bar,
y bebiendo su simpleza
y su coñac,
olvidando su pobreza
y su oscuro caminar
en la copa que se acaban
de tomar.

Pero a mí
aquel lugar me pareció el cielo,
cuando te vi,
entre los niños, viniendo hacia mí,
brillando al Sol el oro de tu pelo.

En un barrio
como hay mil
a lo lejos
de Madrid,
un domingo
estuve allí,
te he contado
lo que vi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada