jueves

AQUEL VERANO


La primavera
ya se fue,
llegó otra vez
otro verano,
con el calor
del Sol,
el mar, la playa
y tú.

Allí estaré
donde dejé
tus ojos que
estaban llorando,
cuando me fui
de ti, con un
lejano adiós.

No olvidaré que aquel verano fuiste mía,
y que tus besos fueron rumbo para mí,
que por la audacia de mis manos te morías
y que mis brazos fueron cárcel para ti.

Temo al llegar
el no encintrar
tus ojos que
dejé llorando,
tu suave piel
que aquel ayer
me hizo temblar...

cuando al pasar
por el lugar
donde te hallé
sola, esperando,
algo de ti
me hizo pensar
que te iba a amar.

No olvidaré que aquel verano fuiste mía,
y que tus besos fueron rumbo para mí,
que por la audacia de mis manos te morías
y que mis brazos fueron cárcel para ti.

No olvidaré que aquel verano fuiste mía,
y que tus besos fueron rumbo para mí,
que por la audacia de mis manos te morías
y que mis brazos fueron cárcel para ti.

No olvidaré que aquel verano fuiste mía,
y que tus besos fueron rumbo para mí,
que por la audacia de mis manos te morías
y que mis brazos fueron cárcel para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada