domingo

AYER VOLVI A PEÑABEL


Ayer volví a Peñabel,
enero del setenta y tres,
a ver a una mujer turbia
desde el fondo de la lluvia...

ayer volví a Peñabel,
ni rastro de esa mujer
la que a mí me enamoró
y a la que yo enamoré.

Ni siquiera el local
que ahora es un banco,
ni siquiera el lugar
donde yo la amé tanto,
los amores se van,
se los lleva la lluvia,
la mujer no vendrá
tan vital y tan rubia...
los amores se van,
se los lleva la lluvia,
la mujer no vendrá
tan vital y tan rubia.

Ayer volví a Peñabel,
qué lejos queda el ayer,
pasaron cuarenta años
y yo la sigo esperando...

ayer volví por volver
con el invierno en la piel,
a esperar algún milagro
mas de la rubia ni rastro.

Ni siquiera el local
que ahora es un banco,
ni siquiera el lugar
donde yo la amé tanto,
los amores se van,
se los lleva la lluvia,
la mujer no vendrá
tan vital y tan rubia...
los amores se van,
se los lleva la lluvia,
la mujer no vendrá
tan vital y tan rubia...

Ni siquiera el local
que ahora es un banco,
ni siquiera el lugar
donde yo la amé tanto,
los amores se van,
se los lleva la lluvia,
la mujer no vendrá
tan vital y tan rubia...
los amores se van,
se los lleva la lluvia,
la mujer no vendrá
tan vital y tan rubia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada