viernes

QUE LLOREN POR TI


Tu nombre quiero olvidar,
mas luego te pido ver,
y nunca puedo saber
si quiero pensar
o sólo olvidar;
hay tanto para recordar
que nunca consigo tener
valor para comenzar
mi vida, otra vez,
sin verte ya más.

No quiero verme así
llorando solo por ti...
Que lloren, que lloren por ti
los campos, los valles, las flores,
que negros se vean los colores
y hasta el cielo llore
mi vida sin ti;
que vuelvan después hasta mí
promesas de tiempos mejores,
que pueda sentir los colores
de miles de flores
que hoy mueren sin ti.

Mis noches contigo no están,
tus ojos los míos no ven,
mis brazos que a tu cuerpo van
tan sólo podrán
recuerdos tener;
momentos felices de ayer,
¡qué dura es la realidad!,
que todo lo tuyo se fue,
quedando, no más,
tu adiós y mi fe.

Mi casa está llena de ti,
tus cosas que aún no quité,
que quiero que sigan así
hablando de ti,
pintando tu ayer;
es triste pero quiero ser
guardián de lo que hay aquí,
quizás, si quieres volver,
lo encuentres así,
tal cual como ayer.

No quiero verme así
llorando solo por ti...
Que lloren, que lloren por ti
los campos, los valles, las flores,
que negros se vean los colores
y hasta el cielo llore
mi vida sin ti;
que vuelvan después hasta mí
promesas de tiempos mejores,
que pueda sentir los colores
de miles de flores
que hoy mueren sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada