domingo

LA ULTIMA COPA



Apagué la lumbre
por la geometría
de tu cama en llamas,
como ya es costumbre
como ya es así;
me serví una copa
mientras aún dormías,
y era mi derrota,
y era mi derrota
lo que me bebí.

Un fracaso más
se llevó esa copa,
en la oscuridad
de tu habitación;
un fracaso más
me amargó la boca
cuando al terminar
cuando al terminar
ni te dije adiós.

Un fracaso más
se llevó esa copa,
en la oscuridad
de tu habitación;
un fracaso más
me amargó la boca
cuando al terminar
cuando al terminar
ni te dije adiós.

En aquel segundo
cuando me vestía,
las cuatro paredes
que fueron el mundo
donde te viví,
se quedaron rotas,
viejas y vacías,
y en aquella copa,
y en aquella copa
yo me las bebí.

Un fracaso más
se llevó esa copa,
en la oscuridad
de tu habitación;
un fracaso más
me amargó la boca
cuando al terminar
cuando al terminar
ni te dije adiós.

Un fracaso más
se llevó esa copa,
en la oscuridad
de tu habitación;
un fracaso más
me amargó la boca
cuando al terminar
cuando al terminar
ni te dije adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada